Mostrando las entradas para la consulta valores ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta valores ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

¿Con quién quieres mejorar la relación?

¿Qué es lo que más hacemos las personas? ... ¿descansar?, ¿trabajar?, ¿dormir? ... Pues lo que más hacemos es hablar, hablar con otros o con nosotros mismos, incluso, hasta cuando estamos durmiendo. 
Conversamos para exponer lo que pensamos, para expresar nuestros pensamientos, para desahogarnos, para bajar la tensión en nuestras relaciones, para encontrar soluciones a nuestras inquietudes. En definitiva, nuestras conversaciones diseñan las relaciones. O lo que es lo mismo, nuestras relaciones dependen de nuestras conversaciones.

Para tener buenas relaciones o conversaciones satisfactorias, lo importante es que sepamos diseñar la conversación que queramos tener para alcanzar el objetivo que pretendamos conseguir. Así pues .. vamos a diseñar una conversación. Pongamos como ejemplo la relación que quiero mejorar con mi compañera de padel.

1.- Tenemos que tener claro quiénes son los protagonistas y para qué quiero tener esa conversación. En este caso, mi compañera de padel y yo / Quiero que volvamos a estar tan unidas como lo estábamos antes, confiar mutuamente y ganar todo lo que nos pongamos por delante.
2.- Conocer el contexto (dónde vamos a tener la conversación: tomando un café, comiendo,  tomando unas cañas, ... ), los compromisos y los juicios que anteceden la conversación,  .. Contexto: en el bar donde nos tomamos las cañas cuando finalizamos los partidos; Compromisos: ser pareja de padel, apoyarnos mutuamente y acudir a los entrenamientos; Juicios: Ella no da todo lo que debería dar desde que se ha echado novio.
3.- Saber qué objetivo queremos conseguir, reduciendo los problemas que puedan surgir y fluyendo la conversación. Que nuestra relación de compañeras esté basada en la confianza y en el compromiso.
4.- Es importante que visualicemos la situación, la conversación y es importante algún detalle que te acerque a la persona. En la mesa que tiene buenas vistas. / Llevaré la  camiseta que me regaló por mi cumple.
5.- Definir el tiempo que necesitaremos. Es decir si quedas a comer ... la otra persona ya sabe que tendrá como una hora u hora y media para compartir momentos y conversación. Aprovecharé los 45 minutos que solemos darnos para tomar nuestras cañas, para conversar lo que me preocupa.
6.- Utilizar un lenguaje sencillo y elegir un momento de tranquilidad en donde no haya reproches, ni resentimiento.  No vale que estéis en plena crisis o que hayáis perdido un partido para expresarle algo que quieres arreglar. No es el momento.
7.- Transmítele la emoción que sientes, en la que te encuentras, en lo que representa la relación para tí y en lo que te gustaría que llegase a ser el día de mañana. Lo que esperas de la relación, lo que sientes tú con lo que hace la otra persona, y cómo crees que te encuentras tanto tú como la relación.

Para ello, tienes que contar una historia, envolverlo en un buen ambiente, en un buen momento y que las dos partes estéis en un estado similar de tranquilidad, ... En esa historia, puedes utilizar los siguientes instrumentos, aunque no tienen por qué ir en ese orden ...
1.- Sentimiento. Hemos dicho que debes transmitir tu emoción, lo que tu sientes  ... Lo que a mi me pasa con ésto es que ....
2.- Reconocimiento. En la historia que cuentes... tienes que contar lo que le reconoces como persona, como compañera de fatigas,  ..... Por ejemplo, me encanta cuando te pido algo y dejas lo que estás haciendo por ayudarme; o valoro mucho tu capacidad de empatizar con todo el mundo o cómo gestionas las malas noticias, o como te esfuerzas y te superas día a día en el deporte, etc....
3.- Peticiones, promesas, ofertas, hacer reclamos, renegociar un compromiso, pedir disculpas, reestablecer la relación. Todo estos actos lingüísticos nos permiten coordinar conversaciones eficaces. Piensa en cuáles utilizarás. Y piensa que las dos partes vais a ceder en algo si queréis que cambie la relación actual. 
4.- Saber qué valores tenéis en común. Para ello es bueno, que hagáis una lista de los valores más importantes que tenéis cada uno y los que consideráis que rigen vuestra relación. Por ejemplo, yo puedo tener el valor de ser muy exigente conmigo misma, sin embargo, en la relación, el mayor valor es la confianza que podamos tener la una en la otra. La idea es trabajar los valores de la relación. 
5.- Escuchar / Guardar silencio / respeto. Escuchar sin juicios .., y ponerte en el lugar de la otra personas, es decir dejar a un lado la escucha previa y sentir sus emociones. Todo ello respetando a tu interlocutor, escuchándole, guardando silencio sin realizar juicios e imponer tu opinión.
6.- Objetivo. Tener claro qué es lo que quieres conseguir con esa conversación. Cuáles van a ser los compromisos y qué acciones quieres coordinar.
 
¿Ya sabes con quién quieres mejorar la relación? pues sólo te queda diseñar la conversación. Adelante¡

¿Qué esperamos del político que nos represente?

Cuando nos relacionamos .. ¿ qué preferimos, .. a una persona que nos escuche, que sea simpática, que sea resolutiva, que sea guapa, que sea buena persona, joven, seria, progre, responsable, sincera, graciosa, eficaz, mayor, deportista,....?

Pues dependiendo en el ámbito en el que nos movamos elegiremos un tipo u otro de personalidad. No es lo mismo si vamos a una fiesta, que si estamos en el trabajo, o colaboramos en una ong/fundación, o si nos encontramos de vacaciones en una playa, o si tenemos que elegir médico, o a nuestra pareja, o si estamos utilizando las redes sociales., etc . Y ya no hablamos .. si elegimos al político que represente nuestros intereses y valores. Porque cuando elegimos a un político ... ¿qué esperamos o buscamos?

Solemos buscar a aquella persona con la que nos identificamos porque tiene los mismos valores y principios que nosotros, o incluso, mejores, porque al que tenemos enfrente siempre le exigimos más. Aquel que su verbo y su hacer sean congruentes y que coincida con nuestros valores e intereses ... será el político elegido.

De nada me sirve oír a un político hablar sobre la corrupción y luego saber que no paga sus impuestos, o utiliza los servicios públicos en su beneficio, o sus cuentas no son aprobadas por el Tribunal de Cuentas,  ..; o al progre o joven que representa la ilusión blanca y pura de todo aquel que se inicia en la participación en sociedad, y resulta que su falta de conocimiento y humildad, le impide ver lo que tiene por delante y hace ruido para que no se fijen en su engaño.  O el que cree que su físico puede tapar sus carencias, etc .. etc ..

En definitiva ... entonces ¿quién sería la persona adecuada que nos puede representar? Pues aquella (mayor, joven, guapa, actractiva, progre, responsable, sincera, o graciosa, ...) a la que se le pueda exigir no solo parecerlo, sino serlo. Ya lo dijo  el Emperador Cayo Julio Cesar cuando se enteró que su mujer había estado de espectadora en un lugar no recomendable, “La mujer del César no solo debe serlo, sino parecerlo”.

¿En qué te fijas tú para elegir a tu político?

Propuesta para reinventarte o poner rumbo a tu vida

Si eres de los que estás pensando en reinventarte, o buscas inspiración para poner rumbo a tu vida, vuelve a celebrarse el curso gratuito de CIVSEM, de Programa de Desarrollo Personal y Orientación Profesional (PDOP) que facilita el descubrimiento y desarrollo de nuestros recursos personales, y aporta claridad para entender lo que realmente queremos en la vida.

Como ya sabes, por otras ediciones, CIVSEM, con la cual colaboro de forma desinteresada, se dedica a la investigación, divulgación y formación sobre los Valores Humanos, como factores clave para la integración, convivencia, superación y sentido de trascendencia de las personas.

¡click!, ¡click!, ..., ¡click! .. ¡Eureka!!*

Resumen del artículo publicado en el portal Educaweb sobre Coaching.
La idea de ofrecer Coaching a profesores, tutores y equipos directivos de los centros de estudio, como -institutos, colegios, universidades, centros de formación-, padres y alumnos, surgió de la intención de facilitar nuevas herramientas para obtener los resultados que se desean alcanzar y que con los métodos actuales no se consiguen. Esto es particularmente importante en nuestro país, España, referente en Europa por tener una de las tasas más altas del fracaso escolar.

Nuestra experiencia en el mundo empresarial y los buenos resultados obtenidos, nos motivó a compartir las herramientas de Coaching con quienes quieren alcanzar los objetivos de transformar el sistema educativo y llevarlo a la excelencia. Y no sólo nos lo propusimos para los educadores, sino también para padres y alumnos.

Consideramos que el Coaching está enfocado a dar un valor añadido, proporcionando a sus protagonistas competencias que mejoren el logro de sus metas, la disposición para el aprendizaje, las relaciones entre las personas, el aumento de la autoestima y la recuperación del compromiso, como punto de partida hacia el logro de nuestros objetivos. Con Coaching en el Aula proporcionamos competencias para relacionarse y comprender, desde otro punto de observación, qué nos están faltando para obtener los resultados que todos perseguimos.

En Coaching educativo, la conversación y el compromiso contribuyen a que las personas descubran y desarrollen su potencial latente hacia nuevas oportunidades de mejora y crecimiento personal; a ser capaces de ver las opciones que les están faltando y cómo las interpretamos; a dirigir y educar personas mediante las habilidades que debemos potenciar; a fomentar el compromiso conjunto de todos los miembros que son parte del sistema educativo.

En definitiva, el Coaching educativo contribuye, de manera esencial, a alcanzar resultados extraordinarios.

Nuestros alumnos, que ya han tenido la oportunidad de conocer la filosofía del Coaching, nos han manifestado su satisfacción por lo aprendido y su puesta en marcha de estas nuevas habilidades que les permite conseguir los objetivos marcados. En este sentido, nos sentimos gratamente orgullosos al comprobar que las habilidades aprendidas les están sirviendo en su labor diaria, mejorando las relaciones, el crecimiento y el desarrollo, tanto suyo, como de su equipo. Se ha generado un cambio que les permite observar otras formas de relacionarse, de gestionar el compromiso en las aulas, de descubrir nuevos modelos de trabajo que les facilitan mejorar el resultado.

Estos son algunos de sus comentarios:
- Fernando: Me gustaría que hubiera continuidad, no debemos ser los únicos que reciban este curso, hay más gente que debe beber de esta filosofía y enseñanzas.
- Paquita: ha sido como una lluvia fina que me ha ido empapando, me ha calado. Me siento mejor; me ayudará a solventar problemas, es una caja de herramientas poderosa.
- José Luis: no pensé terminar el curso, soy muy escéptico/incrédulo, y reconozco que me lo he pasado bien, me voy mejor de lo que vengo cada día, me ha enriquecido, me ha enseñado a ser más humilde.
- Magdalena: Es, con creces, el curso que más me ha gustado de los cursos que he hecho para profesores, sales mejor de lo que entras. Se me ha pasado el tiempo volando. Estoy encantada.
- Juanjo: no tengo palabras, estoy muy agradecido al esfuerzo que habéis hecho, he aprendido más de lo que creía, nos habéis ayudado a ser mejores y lo habéis conseguido. Y ¡cuánto he aprendido de mis compañeros! Me he sorprendido practicando cosas, lo que agradezco.
- Miguel: venía buscando cómo animar al desanimado y me llevo muchas cosas. Me llevo cambios en mi persona y en mis creencias. Es el curso del que más me llevo, veo resultados.
- Jesús: Lo veo como una mejora del estilo docente. En cursos de Bachillerato sería de gran utilidad, los alumnos ya han generado poderosas creencias que les limitan y andan perdidos.
- Pilar: Me llevo una carga emocional muy fuerte, vine a aprender, hice el esfuerzo pero, sin duda, es el curso que más me ha aportado en mi vida personal y profesional. Lo he puesto en práctica desde el primer día y los demás han notado ya cambios en mí, tanto en la Escuela (mi jefa de estudios) como en casa: "¿Qué objetivo?", "¿Qué te falta?" Invito al reciclaje permanente. Os voy a llevar conmigo. Las dinámicas me han conectado con los demás. Esto también me lo llevo.

Nuestro proyecto consiste en facilitar el conocimiento de Coaching, a través de cursos específicos y charlas dirigidas a los profesores, padres y alumnos. Nuestros objetivos se basan en: Dialogar con los alumnos, interactuando de una forma efectiva; Motivar en el compromiso con el esfuerzo; Transmitir valores con el ejemplo; Diseñar modelos de conversaciones efectivas con los alumnos, padres o profesores para la evaluación del progreso y resolución de conflictos; Ganar el reconocimiento ante los demás, la autoridad, por nuestros hechos, valores y conocimientos; Conocer las creencias que limitan nuestras acciones y cambiarlas por otras que las potencien; Fomentar el éxito Escolar entendiendo al alumno como un ser completo que necesita del cuidado y fomento de sus competencias por quienes tienen la responsabilidad de formarles.

El Coaching colabora en la excelencia de la Educación, dependiendo en gran medida de las capacidades de:

• los profesores para trasmitir conocimientos y valores, de forma que los alumnos aprendan y desarrollen cualidades y habilidades basadas en la empatía, la responsabilidad y el respeto mutuo

• los padres quienes velan por el desarrollo social, emocional y de conocimientos de sus hijos, aportando un refuerzo de compromiso, disciplina, comprensión, y ayuda para una mejor convivencia social

• los alumnos para aplicar lo aprendido y desarrollar las habilidades necesarias que les permita desarrollarse de una forma efectiva y alcanzar sus metas.

Me gusta decir que con el Coaching uno siente, la misma emoción que se percibe cuando van encajando las piezas de un puzle.
¡ ¡ c l i c k ¡ ¡     ¿encajan tus piezas?

*Según la Real Academia Española, eureka: cuando se halla o descubre algo que se busca con afán.

Herramientas para el crecimiento, para la educación ... ¡Coaching!

(Artículo publicado en el Boletín Educaweb)
Hace cinco años cuando pasé por un momento complicado de mi vida, comprendí que me estaba faltando algo para alcanzar mi bienestar. Fue entonces cuando descubrí el Coaching y fue entonces cuando vi sus grandísimas posibilidades en la Educación.








Si hablamos de nuevas herramientas para la Educación, tenemos que hablar de Coaching. Por ello, lo primero que debemos saber es qué es, para luego saber dónde aplicarlo y quiénes se pueden beneficiar de este proceso.

Así, el término Coaching (vocablo inglés) lo utilizamos para denominar en español, a este método de aprendizaje que sirve para desarrollar todo el potencial que llevamos dentro. Un potencial que nosotros mismos frenamos por las creencias y juicios que tenemos y que nos limitan en nuestro desarrollo. A través del Coaching se abren posibilidades allí donde antes sólo veíamos obstáculos.


Para ponerlo en práctica necesitamos contar con un Coach (el profesional que acompaña a quienes quieren alcanzar lo mejor de sí mismos). Un coach es la palabra inglesa para designar a quien sabe enseñar a ver lo que está delante y no vemos. Con el Coach, y a través de preguntas inoportunas que nos realiza, nos replanteamos cosas que antes ni siquiera habíamos pensado. A través del acompañamiento del Coach podremos llegar hasta donde queramos y seremos conscientes del potencial que todos llevamos dentro y que hoy desconocemos.


La definición que da la ICF (International Coaching Federation) dice que el Coaching profesional es una relación profesional continua que ayuda a las personas a producir resultados extraordinarios en sus vidas, carreras, negocios u organizaciones. Mediante el proceso de Coaching, las personas profundizan en su aprendizaje, mejoran su rendimiento y alcanzan una mayor calidad de vida.


El Coaching nos hace ser conscientes de las dificultades que tenemos y nos permite que aflore el líder que llevamos dentro, a través de un sólido desarrollo de nuestro talento. No es una ciencia, sino un método basado en la filosofía que permite el conocimiento del ser humano desde la comprensión del lenguaje.


Este proceso de transformación se adquiere, bien por medio de sesiones individuales de Caoching, bien mediante cursos en Habilidades de Coaching.


Sabemos que la Educación que es el pilar del desarrollo social y económico de un país, debe garantizar la igualdad de oportunidades para todos, asegurar la cohesión de la sociedad, garantizar la competitividad e imponer el dinamismo. Precisamente el Coaching adquiere en este contexto una importancia esencial: el de ser la herramienta que proporciona crecimiento y desarrollo, mejorando el rendimiento y consiguiendo resultados extraordinarios.


Para ser efectivos, el Coaching debe llegar a los tres ámbitos que conforman la Educación: alumnos, profesores y padres. Así, con los alumnos se desarrollan competencias como el compromiso, el respeto, el esfuerzo, la excelencia que permitan mejorar los resultados; a los profesores, les facilita adquirir habilidades para la gestión de personas, de forma que transmiten valores desde la puesta en práctica con sus alumnos, interactuando de una forma más efectiva; y a los padres, porque diseña modelos de conversaciones efectivas con los hijos.


Uno de los principales problemas que tenemos los seres humanos es la falta de comunicación eficaz, el escaso desarrollo de las habilidades relacionales y la asunción de las creencias que nos limitan. Cuando se trabajan los valores como confianza, coherencia, compromiso, y responsabilidad, las personas somos capaces de alcanzar los objetivos que nos proponemos.


Toda persona, y concretamente todo alumno, hace sus tareas, sus esfuerzos y sus relaciones todo lo mejor que sabe, pues nadie pretende hacer las cosas mal adrede y menos aquellos que desean destacar entre los suyos, pudiendo ser el referente del grupo. Sin embargo, cada uno de nosotros cuando nacemos, por el hecho de nacer en un entorno determinado, nos marca nuestro desarrollo, nos ofrece unas posibilidades de aprendizaje distintas a las de otras personas. A esto hay que sumarle otros factores que nos influyen y que nos hacen impulsar o frenar la capacidad de aprendizaje.


Desde que nacemos estamos en continuo aprendizaje y poco a poco vamos construyendo nuestro desarrollo en la dirección que elegimos. El no tomar decisiones es también una elección. Dependerá de cada uno de nosotros el que evolucionemos o que simplemente vayamos cumpliendo años.


El reto del Coaching se explica con una metáfora: es como si quisiéramos subir una montaña con los ojos tapados… y alguien, desde un helicóptero, y por tanto con un punto de observación diferente al nuestro, (nuestro coach) nos fuese haciendo preguntas para que nosotros vayamos averiguando a través de nuestras respuestas, la dirección en la que se encuentra nuestro objetivo. El coach nos abrirá nuevos espacios y posibilidades frente a nosotros y nos hará capaces de ver los recursos con los que contamos y el camino que nos llevará a conseguir la cumbre, nuestro objetivo.


La sociedad, en general, y padres y educadores, en particular, tenemos la obligación de motivar a los alumnos y proporcionarles las herramientas para desarrollar todo el potencial que llevan dentro. A través de la formación en Habilidades, concretamente a través del Coaching, somos capaces de conseguir todo aquello que nos propongamos.


Aprender a conocerse es esencial para profundizar en las competencias que tenemos y a partir de ahí a poder y/o querer ejercitar las habilidades que las transforman en hábitos. Ser capaces de pasar de un estado de incapacidad, de estancamiento, a un estado de acción, desarrolla el potencial de la persona, transformándola en proactiva.


Entonces, en el proceso comprobaremos y seremos capaces de entender a los otros, y de gestionar, de la forma más respetuosa y efectiva, la relación con los demás.


Podemos decir que el primer Coach fue Sócrates, el filósofo griego, nacido 470 años antes del nacimiento de Cristo. Él practicaba a través de la mayéutica, el diálogo, al igual que lo hacen los coaches, para llegar al conocimiento y a partir de ahí llegar a conocimientos más profundos desarrollando nuestra personalidad.


Decía antes que nadie hace mal las cosas para ser el peor, simplemente o no sabe que las está haciendo mal o es lo único que sabe hacer. Trabajar los valores como confianza, coherencia, compromiso, responsabilidad, es ser capaz de alcanzar los objetivos que nos propongamos, ya seamos alumnos, profesores o padres.


Uno de los proyectos en los que estoy últimamente trabajando y tengo mucha ilusión, es en facilitar Coaching a los niños con problemas de aprendizaje. A través de herramientas como el Coaching y la PNL, ellos serán capaces de saber hacia dónde quieren ir, cuáles son las herramientas con que cuentan y dónde sabrán buscarlas.


Mi objetivo como Coach es ayudar a otros a mostrarles el líder que llevan dentro y ser capaces de conseguir todo aquello que se propongan en la vida. Todos somos capaces, únicamente tenemos que confiar en nosotros mismos, de descubrir cuáles son las herramientas con las que contamos para garantizar las oportunidades de desarrollo, excelencia y éxito.

“Coaching para menores con T.C.”

Artículo publicado IV Congreso TC, 7 y 8 marzo 2008. Palma de Mallorca Ana Embid Segura / Borja Milans del Bosch y de Oliva
Cuando decimos aprendizaje, lo decimos porque el Coaching es una forma de aprendizaje y desde el momento que estamos inmersos en algo diferente a lo que estamos acostumbrados, nos encontramos en un proceso de formación. Todo aprendizaje necesita de la prueba y del error. Sin error no hay aprendizaje, sin errores no reflexionamos, no incorporamos a nuestro ser “el aprendizaje”. El miedo al error es lo que nos paraliza y nos impide desarrollarnos como personas, el miedo bloquea lo que somos, “una permanente y continua posibilidad de ser”. Para alcanzar nuestro nuevo objetivo, tenemos que arriesgarnos, tenemos que probar, tantas veces como sea necesario, desde tantas perspectivas y puntos de vista, como seamos capaces de visualizar, hasta descubrirlo y lograrlo. Una vez alcanzado, razonamos y valoramos nuestro hallazgo, e incorporamos el aprendizaje a nuestro ser.



Cuando encontramos ese nuevo paradigma, damos con el “click” o “descubrimiento” que nos permite modificar nuestros patrones mentales o incluso incorporar uno nuevo. Estos nuevos patrones mentales nos habilitan a expansionarnos y desarrollarnos, siendo capaces de distinguir y desarrollar nuevas formas de comportamiento. Es entonces cuando habremos dado un paso fundamental en el crecimiento como personas, habremos “expandido nuestra capacidad de acción efectiva”.
Los coaches no somos psicólogos, no somos terapeutas, no somos mentores, ni somos maestros, no aconsejamos, no juzgamos, …, nos limitamos a abrir posibilidades de acción, todo ello desde los pilares que sustentan toda relación de coaching: considerar perfecto y completo al individuo para desarrollar su capacidad de generar contexto, aceptación, generosidad, confianza, sinceridad y nivel de compromiso con su propia persona.
No necesitamos conocer en profundidad la actividad, profesión o el rol de la persona a la que vamos a “acompañar” porque en ningún momento vamos a valorar su trabajo, lo que vamos a hacer es facilitarle el descubrimiento de las herramientas necesarias para que cada uno construya un nuevo método de accionar en su propia vida. Los coaches somos personas con formación superior, pero lo que realmente nos hace ser coaches, se debe, además de, a la formación rigurosa que hemos adquirido del programa homologado por la ICF (International Coach Federation), a la experiencia que aportamos cada uno de nosotros, como seres humanos y que, como coaches, nos capacita para mostrar a los demás enfoques y perspectivas nuevas, concibiendo el entorno como un mundo lleno de posibilidades, un mundo abierto para el aprendizaje y el crecimiento.
Por medio de preguntas certeras, reformulaciones, parafraseos, interpretaciones y el compartir de sensaciones e intuiciones, el coach muestra en una acción de espejo o reflejo gran parte de la forma de ser, pensar, actuar, reaccionar y accionar que el individuo tiene ante su propia vida. En este contexto, la persona tiene la gran oportunidad de “re-conocerse” (volver a conocerse), de descubrir sus puntos de ceguera personal (aquello que le falta ver de sí mismo) y con ello explorar nuevas formas de desenvolverse o actuar, siempre desde un punto de vista más objetivo o simplemente distinto. Este cambio de “observador” le permite aproximarse, con otra perspectiva, al problema, dificultad o reto al que se esté enfrentando. Estamos entrenados para poner luz en aquello que le hace falta al protagonista para conseguir sus objetivos, para ser asertivo, es decir, estamos entrenados en facilitar el proceso de reflexión para que el protagonista complete el proceso de toma de decisiones de forma eficaz y eficiente para sí mismo.
El Trastorno de Comportamiento y el Coaching
En el caso del Trastorno de Comportamiento deseamos mostrar a los tres ámbitos que se encuentran implicados, menores, padres y educadores, nuevas herramientas de apoyo. El trastorno de comportamiento, es definido por el proyecto Esperi, como “un trastorno antisocial que vulnera los derechos de las otras personas, así como, normas de convivencia y/o reglas socialmente aceptadas para su edad, siendo estos comportamientos inimaginables por personas cercanas al individuo sintomático, lo que provoca un deterioro progresivo y significativo en el ámbito interpersonal, relacional y laboral”. Es decir, acompañamos a los menores, a sus educadores y a sus familias, a que vean y experimenten otra forma de entender la misma situación, para mostrarles que el trastorno de comportamiento, además de ser tratado desde el punto de vista psicológico, e incluso psiquiátrico, se puede abordar desde el Coaching, como una vía para el desarrollo y crecimiento como personas. Estamos asistiendo a estas personas a que se re-descubran a sí mismos en el proceso de aprendizaje.
Los coaches
A través de preguntas certeras, el coachee o protagonista descubrirá, por sí mismo, los caminos y oportunidades que se le abren.
Los coaches, partimos de la base de que, salvo patología declarada, toda persona es plena, completa y tiene un talento por descubrir. El coaching no se basa en la psicología, sino en la filosofía y concretamente en la Ontología, es decir, en la rama de la filosofía que estudia la comprensión del ser. Así, pues, el Coaching Ontológico, es un la disciplina que permite el conocimiento del ser humano desde la comprensión del lenguaje.
A través de preguntas sobre sus creencias, valores y principios, el protagonista se descubre y se ubica, se encuentra, y se va posicionado en este mundo de forma diferente a cómo se veía, viéndose ahora ante un mundo de posibilidades que antes era incapaz de entender porque su modelo mental se convertía en un problema que le bloqueaba y le impedía ver más allá de su “bloqueo”. Sin embargo, si somos capaces de abstraernos del problema y verlo desde otro enfoque o perspectiva seremos capaces de ver la cantidad de posibilidades de acción que podemos llevar a cabo para conseguir nuestro objetivo. Todo un descubrimiento. Todo un Tesoro.
El Precursor del Coaching.
Podríamos decir que Sócrates fue el primer coach ya que a través de las preguntas que hacía, facilitaba a sus discípulos el camino para encontrar su propia respuesta, su propio crecmiento y su propio rumbo. Este sistema de aprendizaje dio resultados extraordinarios en sus pupilos y propició importantes crecimientos en las personas que se acercaban a él a aprender.
El aprendizaje en los menores.
No es lo mismo que te enseñen unos conocimientos, a que tú los incorpores por reflexión propia, de forma natural. Es igual que cuando a los niños se les habla de valores. De nada sirve comunicarlos verbalmente, sino no son vividos en primera persona por aquellos que educan y se relacionan con los menores: maestros, educadores y familia, trasmitiéndolos de una forma natural, donde el niño los incorpora por aprendizaje de imitación.
Otra forma de aprendizaje de un niño es la lógica y la acción. Cuando, por ejemplo, a un niño pequeño se le pone varios artículos delante y se le pide que nos traiga un barómetro, … seguro que el niño nos mirará de una forma extraña preguntándose de qué le estamos hablando, o nos preguntará, simplemente, qué es un barómetro. Sin embargo, si a un niño le pones delante objetos conocidos como un balón, un oso y, le incorporas, un barómetro … al pedirle el barómetro, por lógica, descartará los objetos conocidos y deducirá que el barómetro es el objeto que queda.
De esta forma incorpora a su ser este nuevo aprendizaje. Ahora, una vez que su cerebro ha sido capaz de hacer esa distinción, siempre que le presenten un barómetro, será capaz de distinguirlo.
Ya sabemos que es un método de aprendizaje pero, ¿cómo se utiliza?
El coaching lo definimos como el arte de ayudar a una persona a descubrir nuevas oportunidades de mejora, a través de la conversación y el aprendizaje. Como dice Leonardo Wolk, “por medio del coaching trabajamos en expandir nuestra capacidad de acción efectiva”. Ayuda a potenciar las habilidades y el desarrollo humano de la persona así como el fomento de las relaciones interpersonales, la mejora del desempeño y la actitud hacia el entorno social.
Un coach facilita el proceso de desarrollo y crecimiento del individuo, cualquiera que sea su ocupación o rol en la vida (Ejecutivo, estudiante, deportista, político, formador, escritor, particular, cuidador, médico, educador, …) y nosotros, un grupo de coaches, entre los que nos encontramos Borja y yo, nos hemos comprometido y empeñado en trasmitir ésto tan sencillo, al ámbito del menor y a todo lo que está relacionado con él.
Os preguntaréis qué tendrá que ver un ejecutivo, deportista, un político o un educador, con un niño …, ¡pues todo!. Todos somos personas, todos somos seres con un potencial tremendo por descubrir que, en el caso de los niños, da muchas más satisfacciones que en los adultos. Por lo menos para nosotros. No sé si ésto es debido a nuestro perfil de padres, de educadores o al empeño de trasmitir a las nuevas generaciones este Tesoro que hoy compartimos con vosotros; porque tened la seguridad que os vamos a mostrar otra forma de percibir la vida y de ver posibilidades donde antes ni os imaginabais que existían. Espero que este Tesoro que hoy os mostramos, el Coaching, lo sintáis como un mundo de posibilidades. Este es nuestro regalo.
En Coaching trabajamos en tres ámbitos: el lenguaje, la corporalidad y la emoción, que van íntimamente ligados y entrelazados entre sí. Los coaches trabajamos los tres ámbitos con la misma intensidad, pero es el lenguaje desde el que podemos hacer cambiar nuestra posición ante los hechos. Si yo os pregunto ¿sabéis qué es lo que más hacéis en la vida?, ¿en qué empleáis más tiempo? (Y no me vale respirar) …. seguro que me contestáis dormir, trabajar, comer, …depende de cada uno y, tenéis razón, sin embargo lo que más hacemos todos es hablar, dialogar… Y cuando digo hablar no me estoy refiriendo a mantener conversaciones con otras personas, me refiero a … mantener conversaciones, con otras personas y con nosotros mismos. Nos pasamos el día pensando, maquinando, discutiendo, razonando y sacando conclusiones. Desde el Coaching este tipo de conversaciones personales internas que arrastramos desde que nos levantamos, sin pasar por alto las conversaciones de nuestros sueños, son lo que llamamos nuestra radio interna. Por lo general, es una fuente de dispersión y falta de atención.
Los coaches nos entrenamos para bajar, incluso apagar, esa radio interna que tenemos todos y que nos está llevando continuamente al enjuiciamiento y etiquetado de todo lo que nos rodea. Cuando alguien nos habla, o nos trasmite algo, los coaches estamos presentes, siendo conscientes de lo que nos dicen. Lo hacemos por nosotros mismos y para poner el primer y, más principal, ingrediente de la comunicación, la escucha.
Como personas, nuestras conversaciones están llenas de afirmaciones, juicios, opiniones, creencias, etc. y es el Coach, como acompañante, el que escucha, explora, empatiza, observa y descubre las creencias, los juicios y los valores que limitan o impulsan al protagonista. El coach debe apoyar, estimular e invitar a la reflexión y a la acción. Debe detectar lo que le falta a su interlocutor y permitir que intervenga, por razonamiento y decisión propia, para alcanzar así los resultados. Hay quien dice que el Coach es un provocador, nosotros diríamos que actúa como un catalizador.
El Coaching Ontológico se apoya sobre premisas, como:
• Nadie está en posesión de la verdad. El mundo que hemos creado es producto de nuestra forma de pensar (Einstein).
• Las personas no hacen las cosas mal adrede: no saben que las hacen mal o desconocen cómo hacerlas mejor.
• Las personas pueden cambiar: todo el mundo puede cambiar su actitud.
• Todo individuo lleva dentro un talento que espera ser revelado.
¿Para qué nos sirve el Coaching en un TC?
• Para conocer otras formas de aprendizaje desarrollando el potencial y cambiando las creencias limitantes, por otras impulsoras
• Para tener las herramientas adecuadas para diseñar un mundo de posibilidades.
• Para descubrir y potenciar las habilidades latentes que toda persona tiene.
• Para desarrollar actitudes positivas y valores, como el respeto, la confianza y el compromiso, con uno mismo y con el entorno social.
• Para combatir problemas como el fracaso escolar, acoso (bullying), agresiones, baja autoestima, desde otra perspectiva.
• Para aumentar el rendimiento escolar, profesional; ayudar a gestionar vuestro tiempo y vuestras prioridades.
• Para facilitar la motivación, reforzar la autoestima y mejorar las relaciones interpersonales.
¿Quiénes pueden beneficiarse del coaching? En el ámbito que nos encontramos: menores, padres y educadores. Los menores para que descubran que existen otras formas de accionar en la vida; los educadores para reforzarles en su labor diaria, ofreciéndoles las herramientas necesarias y, las familias, para ambas cosas, para conocer que hay otras formas de accionar en la vida y para ofrecerles esas herramientas que les permita emprender acciones que les guíen en su futuro.
¿Cómo?
Mediante talleres de formación en Habilidades de Coaching donde se les explica las habilidades a los tres ámbitos por separado.
Mediante sesiones individuales de coaching.
Con ejercicios de teambuilding, que consisten en actividades que se desarrollan fuera del ámbito de trabajo o estudio, participando de forma lúdica en conseguir un objetivo común, compartiendo y trabajando en equipo. A través de estas prácticas comprobamos cómo nos necesitamos los unos a los otros y lo lejos que podemos llegar juntos.
¿Qué conseguimos?
Facilitar el aprendizaje de nuevas formas de accionar en la vida y así conseguir los objetivos que nos marcamos. Sacar lo mejor de nosotros mismos, mejorar el rendimiento, ser más eficaces en la toma de decisiones, y aumentar de la capacidad adaptación.
Como os decíamos en un principio, el Coaching es un Tesoro. En él tendréis una brújula que será de gran ayuda para elegir vuestro propio rumbo. Nosotros, hoy, os hemos mostrado de una forma sencilla qué es Coaching y lo que podéis conseguir con él. Esperamos que os sea tan satisfactorio como para que lo queráis compartir y disfrutar. Nosotros desde nuestro humilde conocimiento disfrutamos de momentos como éste.

La toma de decisiones nos fortalece

Cuando tomamos decisiones nos posicionarnos proyectando una imagen que será calificada por los demás bajo su punto de vista, sus filtros, que marcarán los valores y experiencias de cada uno.

Tomamos decisiones muchas veces a lo largo del día, sin embargo, sus logros o consecuencias nos pueden hacer convertirnos en líderes, si somos responsables y consecuentes de sus efectos; o títeres, si lo que pretendemos es agradar y buscar el reconocimiento de los demás.

Los terrenos más sensibles en los que nos cuesta posicionarnos, son los religiosos, políticos, sociales, deportivos, .., porque nos identifican ante los demás. Cuando nos posicionarnos nos comprometemos, mostramos una imagen pública. Eso a algunas personas les provoca angustia, miedo, ... Hay personas que prefieren pasar desapercibidas y las hay que, se enorgullecen de ello,  apechugando con todo, aunque ello les provoque secuelas. Si las consecuencias de las decisiones tomadas son positivas se sienten dueños de sus vidas, siendo personas seguras de sí mismas; si son negativas, serán personas frágiles. Estas personas, poco seguras en sí mismos ante los demás, les puede provocar no volver a manifestar públicamente esas decisiones porque temen ser cuestionados perdiendo el reconocimiento social, que para ellos es importante.

Las decisiones son tomadas en base a los valores personales, sociales, etc .. y la cultura de cada individuo, de cada unidad familiar, de cada grupo, etc..

El tomar decisiones va ligado con el logro o con el error. El logro nos hace fuertes, seguros; el error también, pero la mayoría lo tomará como un fracaso y renunciarán a exponerse. El error si se entiende como una posibilidad de aprendizaje, nos hará más fuertes y el objetivo será más disfrutado porque habrá un compromiso que nos motivará a alcanzarlo. Para conseguirlo hay que implicarse, afrontando los conflictos. Creer en un logro, defenderlo y luchar por él, nos convierte en personas seguras.

Las decisiones son un proceso continuo en el que se manifiesta el carácter cognitivo, emocional y social que nos convierten en personas activas, pasivas, lógicas o emocionales.


 
toma de decisiones
Tipología dependiendo de la toma de decisiones

¿Cómo saber que puedes confiar en alguien?

Las relaciones personales se miden por los vínculos y los valores que nos unen o nos alejan entre las personas. Estas relaciones pueden ser por familiaridad, por amistad, por trabajo, por cercanía, por lejanía, si es que la conocemos por la prensa, redes sociales, etc. ..... Y juzgamos que una persona es confiable por su comunicación  verbal o no verbal que nos facilita las señales propias para poder decir que es una persona en la que se puede confiar. Estas pistas se basarán en esos valores que nos generan un juicio, el de la confianza..

El juicio de la confianza sólo es posible si se sustenta en los tres pilares, el de:

  • la competencia
  • la credibilidad 
  • la sinceridad



Por ejemplo, ... juzgo que mi vecina es de confianza y le puedo dejar a mi mascota porque sé que ha tenido y tiene mascotas desde hace muchos años (credibilidad), porque es muy cariñosa y cuidadosa con los animales (competencia) y porque juzgo que lo que me cuenta y me muestra a través de su comunicación es verdad (sinceridad).

Cuando uno de estos tres pilares falla (la competencia, la credibilidad y la sinceridad), podemos afirmar que no hay confianza; y por tanto no consideraremos a esa persona confiable. 

La buena noticia es que la confianza se puede restaurar. ¿sabrías cómo?

Diferencias entre Profesor y Profesor-coach

Como ya sabéis, aquellas preguntas que me hacéis por correo electrónico, y que considero que pueden ser importantes, las publico para que sirvan a aquellos que puedan estar interesados.

Hola, soy profesora y  mirando cosas sobre Coaching Educativo, tengo una duda: me gustaría saber la diferencia entre Profesor y Profesor-Coach. Desde mi punto de vista el profesor ejerce de coach en clase.

.... 
Primero destaquemos que la educación que transmitimos a los alumnos, depende de lo que se enseña en la familia, en el aula y en el entorno donde se desarrolla y crecen los alumnos (país o región o municipio, la cultura, la religión, las amistades, etc.. ...,.) Todo ello dentro de una misma estructura educativa.

El profesor es la figura educativa responsable de transmitir el conocimiento y la educación en el aula; los padres los que enseñan valores y educación en familia y en su vida diaria; y la sociedad y el entorno en que se mueve el alumno, será dónde aprenda y ponga en práctica los conocimientos y los valores trasmitidos.

Ser profesor es una de las profesiones más bonitas porque, por regla general, se es protagonista del desarrollo de los alumnos, siendo observador de su crecimiento.

Pero veamos qué diferencia hay en ser profesor o ser profesor-coach. Ambas figuras transmiten el conocimiento y se relacionan con sus alumnos de la mejor forma que saben y pueden. Estas son algunas de las competencias que distinguimos, ente muchas otras,:
       
                

¿Qué más diferencias podrías añadir?

Las diferencias entre equipo y grupo se encuentran en si formas parte de un sistema o cada uno responde de su tarea.

Aclaremos que trabajar por un fin común y  trabajar por un mismo objetivo, son dos acciones diferentes.

Cuando trabajamos por un fin común significa que existe  un grupo de personas  que tienen las mismas necesidades o aspiraciones para conseguir algo en concreto. Por ejemplo, miles de personas, que digo -millones de personas-, tienen como fin utilizar el buscador de Google para hacer búsquedas online. Y entre ellos no hace falta ni que se conozcan, ni que tengan ningún tipo de relación, ni siquiera que compartan los mismos valores y, por supuesto,  no necesitan a ningún líder para llegar a su fin.

A diferencia, trabajar por un objetivo común consiste en que un conjunto de personas trabajen al unísono con  una misma visión, compartan una misión,  valores, ..,  intenciones, … De esta forma dejan de ser un grupo y se convierten en un equipo porque les une el mismo deseo de alcanzar el mismo objetivo. Siempre habrá un líder que sabrá ver qué puede aportar cada miembro al equipo y trabajará los posibles conflictos y las relaciones personales; motivará a los individuos que lo forman emergiendo de ellos la creatividad; incentivará la comunicación, la organización, y diseñarán un plan de acción. Como ejemplo nos sirve de nuevo, Google pero desde el punto de vista de empresa, no de cliente.

Un grupo, sin un mismo objetivo, no tiene un proceso de crecimiento al no ser un sistema, respondiendo cada uno del grupo de su labor. Un equipo sí y si además le acompaña un coach, a lo largo del proceso hasta alcanzar el objetivo como conjunto, crecerá y se desarrollará de forma excelente.

Ole¡ ole¡ y olé¡

Todas las pruebas deportivas tienen una cara amarga para quienes no alcanzan el éxito y otra de fiesta para quienes ganan la competición. Todas las pugnas deportivas tienen seguidores y por tanto sufridores.

Hoy quisiera resaltar aquí, dado que estamos en año de la Eurocopa de Fútbol y de los Juegos Olimpicos, ...,  a todos los protagonistas que intervienen y hacen posible la emoción de compartir una afición deportiva: Jugadores, aficiones, emblemas,  representaciones, .. y por supuesto, valores, ...

En el vídeo de dos aficionados de la final de Francia - Portugal, podemos observar muchos de los valores que compartimos quienes nos gusta el deporte y  ... el compañerismo, la aceptación, la solidaridad, la humildad, .., etc.

Es conmovedor ver al chaval portugués cómo empatiza con el aficionado de la selección francesa, cómo le trasmite su cariño a través del acercamiento y la caricia tocándole la mano, cómo le comunica en su idioma (portugués) que el otro no entiende, pero si comprende, a través de sus gestos, que no sufra,  Es maravilloso comprobar la generosidad de compartir el dolor. Es emocionante, cómo el francés comprende lo que le transmite y cómo se funde con él en un abrazo de solidaridad, amor, aceptación, humildad, coraje, confianza, .... y reconocimiento. ¡Bravo!!  ¡¡Esto es deporte!!


Diferencias Coaching individual, equipos y educativo

El coaching es un proceso de acompañamiento por parte de un coach, en la senda del crecimiento de un coachee (cliente, equipo o alumno)  para alcanzar el logro del objetivo marcado por éste. Sin embargo, hay algunas diferencias dependiendo del tipo de Coaching que se realice, que quiero compartir con vosotros.

La función del coach en un:

Es decir,  en el Coaching de Equipos (en empresas normalmente), no se trabaja la individualidad, sino el sistema. Eso no significa que en algunos casos se realicen procesos de coaching individuales, además del proceso Coaching del equipo.

El Coaching Educativo trabaja la individualidad del alumno, reconociendo sus competencias, indicándole la forma de conseguirlo y respetándole como ser legítimo que es, sean cuales sean sus particularidades.

Lo más importante en un  Equipo (y aula)  es lo que ofrece el conjunto de sus miembros y la diversidad en cuanto a valores, emociones, juicios, creencias, ..  Cuanto más diversidad exista en un equipo, mayor recorrido y potencial para llegar a alcanzar los resultados declarados en un inicio. Y mayor crecimiento para todos sus miembros. A medida que crece el sistema, crecen sus componentes y se retroalimentan mutuamente.

Preguntas que he recibido y comparto, en relación a este asunto:
¿Qué tiene que ver un Teambuilding con un Coaching de Equipos?
El Teambuilding trabaja fuera del entorno laboral situaciones y actividades en la que se pone a sus miembros en situación extrema y de juego, liberándoles del estrés laboral y encontrando nuevas formas de relación con sus compañeros.

El Coaching de Equipos es el acompañamiento de un coach a un equipo para alcanzar resultados extraordinarios, pero sin formar parte de ese equipo, sino siendo un observador del mismo y devolviendo lo que vé y siente.

Bien es cierto que muchas veces, en los procesos de Coaching de Equipos se utilizan actividades de Teambuilding para que exista otra mirada y relación entre los miembros del sistema.

¿Un profesor o docente que sería? La persona que enseña, instruyendo en la materia, y/o educa, transmitiendo valores, técnicas y conocimiento para el aprendizaje del alumno.

¿Un profesor puede ser Coach? Por supuesto, para ello debería formarse como Coach certificado por la ICF (o alguna otra asociación Internacional reconocida).

¿Puede un profesor obtener sólo herramientas de Coaching que le ayuden en su tarea diaria? Claro, afortunadamente son muchos los profesores que desean seguir creciendo tanto individualmente como profesionalmente en su formación. Hay cursos que facilitan estas herramientas que ayudan al docente en su tarea diaria en el aula.

¿Además del profesor en el aula, puede haber un coach educativo? Puede haberlo y acompañar en el crecimiento de la clase, como sistema.

Mi opinión es que los docentes se formen como coaches certificados o adquieran esas herramientas de Coaching que les permita conseguir los objetivos propuestos en el curso, además del desarrollo personal  y/o profesional.

Si tienes más preguntas, envíamelas a : coachingparaempezar@gmail.com (las publicaré en otro post)

Factores de la comunicación

Uno de los principales problemas que tenemos las personas, en nuestras relaciones personales, es la falta de comunicación eficaz. Todos creemos saber comunicarnos, pero siempre ponemos en el otro la responsabilidad de no entender por más que se lo explicamos y le damos detalles. Siempre es el otro el que no sabe o quiere llevar la contraria, no atendiendo a razones.





Y es que precisamente todos tenemos razón, todos tenemos nuestra propia realidad porque la realidad depende de los parámetros que la caracterizan. Entre estos parámetros se encuentran: el punto de observación, el contenido, los valores y el tiempo.

Nos vanagloriamos de que somos capaces de comunicarnos en tiempo real con otra persona que se encuentra al otro lado del planeta y somos incapaces de comunicarnos con nuestros seres más cercanos, con nuestros seres queridos, con nuestros amigos, con nuestros compañeros, o con nuestros alumnos.

Poniendo como ejemplo el caso del profesor y el alumno: no es lo mismo la comunicación que hay del profesor hacia su alumno, que la comunicación de del alumno hacia su profesor, aunque estén hablando de lo mismo. El contenido variará en función de los conocimientos de cada uno. El punto de observación será diferente pues uno tiene la función de calificar y el otro la de demostrar lo que sabe. Además interviene el principio de autoridad de uno sobre el otro. El tiempo de la comunicación, no será el mismo, pues para uno, será el que utiliza para realizar el examen, y para el otro, el que emplee para corregir el examen. No es lo mismo la tensión del alumno que la del profesor. También hay que tener en cuenta las impresiones del entorno que hayan surgido durante el tiempo utilizado.

Bueno pues si no es lo mismo, si conocemos el entorno, tenemos el conocimiento y valores, y sabemos de los factores que pueden intervenir e influir, ¿por qué ponemos la responsabilidad en el otro?. ¿qué responsabilidad tenemos cada uno de nosotros?

Las relaciones que importan hay que cuidarlas.

En cualquier relación, ya sea laboral, de pareja, de amigos, familiar ..., es importante, si la relación importa, darse cuenta de quién depende que la relación vaya por buen camino y llegue a buen destino. Y ya te avanzo que dependerá tí más que de la otra persona. ¿Por qué? pues porque tú tendrás las herramientas que te voy a facilitar para reforzar tus relaciones y, si quieres, ya dependerá de tí si las quieres compartir.
relaciones

En nuestras redes sociales y no me refiero a las tecnológicas, sino a las personales, y más concretamente en el ámbito laboral, debemos de cuidar nuestra forma de ser con los demás. 

Yo te ofrezco aquí una serie de propuestas para fortalecer tus contactos:
  • Respetar y hacerte ser respetado. ¿Cómo? Respetar es escuchar sin enjuiciar los comentarios o actos que puedan hacer otros; Hacerte respetar es, con humildad y generosidad, ser asertivo positivo y poner límites, según tus valores. No permitas ni que otros humillen a otras personas o ideas, ni que te dañen a ti.
  • Escuchar empáticamente, es decir, dejar hablar y escuchar, aunque  no te guste lo que escuches. Simplemente por dejarle hablar y no interrumpir, tu interlocutor percibirá una actitud de concordia. Procura comprender lo que estás escuchando poniéndote en su lugar, es decir, escuchándole a través de sus sentimientos.
  • Sé natural y aprende a saber estar demostrando tus emociones, siempre y cuando, éstas no destaquen ni se interpongan en el mensaje, sino que sirvan para reforzarlo.
  • Informa de lo que ves o cómo lo entiendes tú; descubre cómo lo ven otros; pide cuando algo te falte; ofrece tu ayuda y colaboración en todo momento; aporta soluciones;  agradece por todo lo conseguido, incluso cuando no se consigue, por el esfuerzo realizado; y riéte acompañado.
  • Procura no quejarte, distinguiendo entre reprochar y reclamar. Si hay algo que no te gusta coméntalo pero desde el respeto y sin alterarte, proponiendo otras acciones como posibles soluciones a lo que no te gusta. Si reprochas estarás criticando o censurando bien a alguien o la acción de alguien, con ello llegarás a un callejón sin salida donde no se puede reparar la relación. Si quieres avanzar, cámbialo por un reclamo a esa persona, lo que te permitirá que sea reparado o al menos tener una conversación que permita por lo menos comprender porqué actúa así la otra persona.
  • Sé confiable y que puedan decir que se puede confiar en tí. ¿Cómo? siendo competente, a través de tus habilidades y competencias; siendo una persona sincera, mediante hechos anteriores en los que lo has conseguido, con verdad y sencillez; y siendo confiable, es decir cumpliendo tus promesas y compromisos.
  • Mantén una actitud de proactividad y aprendizaje, valorarán mucho a aquellas personas que aportan y se equivocan para aprender. Y si se hace conjuntamente, el crecimiento será mayor para la relación.
  • Construye o diseña conversaciones para reparar o tener una buena relación
¿A que ya estás pensando con quién diseñar esa conversación para demostrar que quieres luchar por esa relación?




Cómo enfocar el cambio en tu vida laboral

Artículo publicado en #Womenalia

Cuando algo nos cuesta conseguir por nosotros mismos, podemos buscar ayuda en técnicas como el coaching. Si lo que buscas tiene que ver con tu vida profesional, será el coaching laboral el que, mediante el acompañamiento de un profesional, te ayudará a averiguar qué te impide alcanzar tu objetivo y te mostrará destrezas para encontrar lo que buscas.

Coaching laboral

Estamos viviendo momentos de incertidumbre y miedos, donde los virus y la política afectan de una manera muy directa a la población en general y mundial, creando desconfianza personal, profesional, social, incluso, deteriorando nuestras relaciones sociales y laborales. Son situaciones que no teníamos previstas y que nos crean nuevos conflictos y nuevas expectativas.

Si esta nueva situación nos mueve a realizar un cambio en nuestra actividad profesional, podemos buscar apoyo y orientación a través de un proceso de coaching laboral. Las diferentes situaciones que se pueden abordar con este método son:

  • haber perdido el trabajo
  • buscar un cambio, bien dentro o fuera de la empresa
  • encontrar la primera oportunidad de trabajo
  • mantener una conversación con nuestro superior.

El coaching laboral es un método que permite la búsqueda de soluciones encaminadas al empleo, con el acompañamiento de un mentor/coach. Este profesional laboral nos ayuda a indagar en el ser que somos; y a concretar hacia dónde queremos llegar, descubriendo lo que nos impide alcanzar el ansiado objetivo y los diferentes peligros que podemos encontrar en el camino hacia el fin buscado. 

Durante ese periplo, seremos conscientes de la transformación de nuestro ser, con un conocimiento más exhaustivo de cuáles son nuestras creencias limitantes. También tomaremos consciencia de lo que nos falta o no llegamos a ver, distinguiendo cada situación, para saber cómo abordarla. Ello nos hará avanzar mucho más rápido y seguro. 

Entre las herramientas utilizadas por el mentor/coach durante esta transformación, están las preguntas, las dinámicas, los ejercicios y las técnicas que contribuirán en: 

  • la visibilidad del curriculum en Linkedin
  • la gestión de las emociones
  • el diseño de acciones que nos permitirán mirar hacia el futuro
  • la práctica del role-playing (traer al presente situaciones donde se interpretan las posibles situaciones en una entrevista laboral) y storytelling (una corta construcción narrativa)
  • el conocimiento de cuáles sobre nuestras competencias o habilidades, a través de:
    • el profesiograma grafológico (instrumento por el que se estudia las competencias del candidato)
    • otras técnicas de comunicación, verbal y no verbal, que nos permitirán reconocer nuestras preferencias psicológicas y las de los demás. A través de este conocimiento, aprenderemos a saber cómo dirigirnos y relacionarnos con otras personas. Algo muy importante en los equipos de trabajo o cuando estamos haciendo una entrevista.

Con estas prácticas, seremos conscientes de cuáles son nuestras destrezas, habilidades y competencias. Es cuando aflorará todo nuestro talento y nos permitirá afrontar nuestros retos con mayor seguridad.

El acompañamiento y guía de un mentor/coach, conseguirá que poco a poco, vaya surgiendo una actitud positiva, aumentando la confianza y un sentimiento de felicidad. Y eso, los demás, nos lo notarán. 

Y ¿cómo hacerlo? Empieza por pensar en cuál es el objetivo que quieres alcanzar. Imagínatelo, dibuja o pinta, ello te permitirá visualizarlo. Escribe y concreta, a través de una pequeña historia, lo que quieres conseguir. En el transcurso de este proceso, define tu marca personal, distinguiendo quién eres y cuáles son los valores que te distinguen y qué te diferencian de los demás. Empieza a diseñar tu plan de acción.

Los beneficios que obtendrás serán: 

  • conocerte mejor en esa transformación que experimentarás
  • saber, enunciar y profundizar, con precisión, en el objetivo que buscas
  • distinguir las amenazas y oportunidades que no controles
  • examinar todas las pesquisas e inexperiencias que encontrarás en este periplo, valorando las habilidades y competencias con las que cuentas.

El coaching laboral es un proceso de crecimiento profesional hacia el destino que te propongas. La figura del mentor te guiará y enseñará las técnicas para resaltar tu curriculum, los trucos en las entrevistas, etc.; y la figura del coach te escuchará y preguntará para que descubras, por ti misma, tus fortalezas y debilidades que te mostrarán el camino hacia dónde quieres llegar. 

Durante las diferentes sesiones, trabajarás herramientas que producirán una evolución y crecimiento personal y laboral, lo que provocará una transformación de tu ser. Serás consciente de tus emociones, tus creencias limitantes que te impedían avanzar y sentirás confianza y seguridad. Con todo ello, descubrirás tu talento y tus competencias, lo que te permitirá alcanzar el objetivo que buscas. 

¿Te animas?

Imagina, verbaliza y ponte en acción

Chica abriendo ventana y posibilidades
Chica abriendo ventana y posibilidades

El lenguaje que utilizamos en nuestro devenir diario, nos condiciona. Como dice Rafael Echeverría, -el lenguaje no es inocente-. Lo explica perfectamente en su libro Ontología del lenguaje que animo a leerlo.

Cuando hablamos utilizamos un lenguaje acorde a nuestros valores, filtros, experiencias, educación, etc … Es el lenguaje que conocemos, el aprendido y en el que nos desenvolvemos. No es ni bueno ni malo, es nuestro lenguaje. Sin embargo hemos de ser conscientes que el lenguaje que utilizamos nos puede llevar por la senda de la concordia, o la de la hostilidad. Te animo a que reflexiones sobre el mismo y serás capaz de observar que el lenguaje nos activa o nos inmoviliza. 


Es decir el lenguaje abre o cierra puertas/ventanas de posibilidades. Cuando declaramos algo, detrás de nuestras palabras va un compromiso. El lenguaje es acción. El segundo principio de la Ontología del lenguaje dice que "No sólo actuamos de acuerdo a cómo somos, también somos de acuerdo a cómo actuamos. La acción genera ser”.

Ejemplos de ello pueden ser estas tres expresiones del lenguaje donde podemos ver cómo lo utilizamos y cómo lo podemos cambiar para generar acción:
  • Intentar. Cuando utilizamos la palabra intentar, es porque nos queremos dar permiso para no hacerlo. Es decir, que si no lo hago, no pasa nada.  Mañana intentaré levantarme pronto Mañana me levantaré pronto.

  • Tengo que. Cuando utilizamos el tener que, nos imponemos una obligación. Si lo cambiamos por quiero o me gustaría, estaré motivado para hacerlo y lo haré con ganas. Mañana tengo que levantarme pronto / Mañana quiero o me gustaría levantarme pronto.

  • Y si … / que pasaría si … Cuando nos planteamos qué podría suceder si cambiamos lo establecido, por posibilidades, nuestro cerebro es capaz de imaginarlo y por tanto ejecutarlo, abriéndonos posibilidades. Y ¿si me levanto pronto y me voy a andar?.

Si lo imaginas y lo verbalizas, tu emoción cambia y también puedes hacer que suceda. ¿a qué esperas?


¿Cómo hacemos cuando crecemos como seres?

En algunos momentos de la vida, nos sentimos inseguros, vulnerables, dudamos a la hora de tomar decisiones porque desconocemos si lo que queremos hacer estará bien, si debería hacerlo de otra forma, o si tendría que dejarlo y ... . 

Esta retahíla de preguntas y dudas son normales. Aparecen cuando indagamos tomamos conciencia de lo que hacemos o dejamos de hacer. Es lo que se llama salir de nuestra caja de confort.

Para solucionar estas sensaciones de vértigo y miedo, buscamos soluciones que nos hacen aprendercrecer y descubrir nuevas formas de ser.  En Coaching lo explicamos a través del modelo de aprendizaje que consiste en:


Cuando tomamos una decisiónobtenemos un resultado. Puede que sea el resultado esperado u otro no contemplado. Si es esperado/deseado, archivaremos en nuestra mente el modelo que hemos realizado para  utilizarlo más adelante. Sin embargo, si  el resultado no es el esperado y tenemos el compromiso de alcanzarlo, buscaremos otros caminos hasta conseguirlo. Esto en Coaching se llama Aprendizaje de primer orden, que es cuando cambiamos la acción para alcanzar el objetivo. Si no tenemos compromiso, abandonamos y entonces aparece la frustración: y ni hay resultado, ni hacemos nada para enmendarlo. 

En Coaching no hablamos de fracasos, sino de errores, que es lo que nos permite mejorar el procedimiento, dandonos la oportunidad de volverlo a intentar, con lo que adquirimos un aprendizaje. Cuando lo consideramos un fracaso, no cambiamos y nos quedamos quietos. Entonces no hay aprendizaje, sino inmovilismo, resignación  y argumentos que justifiquen el resultado.  

El Aprendizaje de  segundo orden es cuando, en lugar de cambiar la acción, cambiamos el observador que somos. Es decir, nosotros actuamos como actuamos porque cada uno de nosotros somos un compendio de creencias, experiencias, emociones, sentimientos, valores, etc. que  nos hace ser únicos y actuar de una determinada manera. La mejor que conocemos. Ahora bien, si somos capaces de indagar el tipo de observador que somos, comprobando las creencias que nos acompañan, seremos capaces de distinguir cómo observamos el mundo que nos rodea y ello nos permitirá intervenir en nosotros mismos, cambiando las gafas con las que miramos o filtros que nos hacen movernos en la dirección que hemos elegido. Así, nos permitirá conocer que siendo de otra forma, cambiando nuestros juicios, podemos tener resultados diferentes.

Y finalmente, el  Aprendizaje transformacional, es cuando .. nos damos cuenta del cambio que hemos hecho aplicando con las fortalezas aprendidas que nos permite utilizarlas en un futuro. Es decir, cuando no sólo cambiamos la acción u observamos de otra forma, sino que cambiamos el SER que somos, transformándolo y manteniéndolo en el tiempo a través del conocimiento, la confianza, la responsabilidad, el compromiso, la creatividad,  ... lo que nos impulsará a conseguir los resultados extraordinarios. Crecemos, aprendemos a ser de otra forma diferente, incorporando nuevas tácticas, nuevas creencias, nuevas fortalezas.
       
          ¿Y tú, cómo aprendes?