Mostrando entradas con la etiqueta emotina. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta emotina. Mostrar todas las entradas

EMOTINA, la solución para recordar

¿Quién recuerda lo que hizo el 3 de mayo de hace 5 años, a las 15 hrs.? ¿Cómo es posible y por qué guardamos algunos recuerdos y otros no?, ¿en qué se basa nuestro cerebro para que seleccione unos y otros no?. Y ¿por qué hay cosas y/o pensamientos que son importantes, y sin embargo, no los retenemos o no los recordamos más adelante, como … el nombre de alguien que nos acaban de presentar, o el cumpleaños de algún familiar? ¿Cómo puede ser que no recordemos nuestro número de móvil y sí, cuando éramos pequeños, el día que nos dieron un susto o el día que celebramos la primera comunión…?





Seguramente el 3 de mayo, si no es una fecha importante por algo que la hace especial -a nivel personal-, no recordaremos dónde estábamos y qué estábamos haciendo hace 5, 3 ó 1 año.¿Cómo podemos hacer para recordar en el futuro cosas que hoy, presente, y pasado para el futuro, consideramos importantes?. 

Todos tenemos la capacidad de recordar en el futuro. El cómo hacerlo dependerá de cada uno de nosotros, de nuestras emociones y de lo que sintamos.
Los recuerdos están relacionadas con las emociones. Cuando hay emociones, hay recuerdos. Por tanto, todos podemos entrenarnos en recordar, con el simple ejercicio de crear una emoción. A esa capacidad de generar emociones es lo que he llamado EMOTINA.

Recordamos aquellas circunstancias que están relacionadas con algún momento de nuestra vida en el que sentimos alguna fuerte emoción, como alegría, tristeza, miedo, estrés, ira, ….. Y como toda emoción, ésta no se puede controlar porque las emociones son reacciones que genera nuestro cerebro a estímulos externos, como puede ser el grito que pegamos ante un susto que nos den; o la que provocamos nosotros, cuando hacemos cosas diferentes a lo habitual, como es cuando somos creativos o cantamos una canción. 

El caso es que cuando aparece alguna emoción en nuestra vida cotidiana, nuestro cerebro la guarda de una forma natural reteniendo el momento o el dato. Está demostrado que el salirnos de lo cotidiano, hace que sintamos emociones y, éstas, de que seamos capaces de guardar momentos importantes para nosotros, como puede ser un viaje …Solemos recordar, todo aquello que está asociado a una emoción. Así pues …. ¡¿qué no quieres olvidar dónde pusiste las gafas?!! … pues en el momento que vayas a dejarlas, se consciente del momento, canta y te sentirás alegre. Harás que sea un momento especial, que se salga de la rutina. Y nuestro cerebro al no trabajar de forma automática, lo guardará por salirse de lo cotidiano.

¡Conecta con tu emoción! Y genera EMOTINA, creando momentos inolvidables.