¿Qué postura adoptarías tú si estuvieses más de dos horas de pie, sin apoyos?

#20D. En el Debate 7D de Atresmedia, en el que participaron Pedro Sánchez (PSOE), Pablo Iglesias (Podemos), Albert Rivera (C´s) y Soraya Sáenz de Santamaría (PP),  tuvimos la oportunidad de ver a cuatro políticos, tres candidatos a la Presidencia de Gobierno y una Vicepresidenta de Gobierno, rivalizar y exponer sus ideas en un formato novedoso, tanto en lo estético como en lo organizativo.

Ha sido un debate con un formato diferente, donde hemos podido ver unos candidatos contestando a las preguntas de los entrevistadores y debatiendo con sus contrincantes. La puesta en escena elegida ha sido situarles por orden del sorteo en una semicircunferencia, sin atriles, de pie, con una silla y mesa alta en un lateral para dejar sus papeles. Esta nueva forma de colocación frente a las cámaras da la posibilidad de ver mejor su comunicación no verbal. Sin embargo, considero que fue algo cruel para los rivales pues se les notaba incómodos y ello provocaba que no supiesen qué hacer con sus manos.

El análisis desde el punto de vista de la comunicación no verbal, sería el siguiente:
Todos han utilizado un tono educado, amigable, con una semántica muy similar, con una comunicación correcta. Por sus vestimentas, podemos decir que Sánchez utilizó una chaqueta de color azul TV con corbata roja fina y pantalones vaqueros oscuros, lo que le convertía en un candidato "mod" para la Presidencia de Gobierno. Iglesias, vestido para un público que no quiere encorsetamientos y en contra de las normas sociales, vistió con camisa y pantalón vaquero, lo que le distancia mucho para ser un representante de un Gobierno Europeo. Por el contrario, Rivera eligió un traje chaqueta gris con corbata roja y camisa blanca, más acorde a la posición de Presidente a la que aspira. Y finalmente, Soraya Sáenz de Santamaría eligió un pantalón ajustado, que no le favorecía, con una chaqueta de terciopelo azul. 

En cuanto a los gestos, podríamos significar que cada uno tuvo uno diferenciador y digno de mencionar: Sánchez que se sabe que su sonrisa le hace ser más atractivo, la utilizaba de forma no natural, resultando en ocasiones parecer un vendedor. Eso es algo muy fácil de ver cuándo se le ve sonreír (boca cerrada y estirada) y abrir la boca de repente, enseñando los dientes; Iglesias que posee de forma natural una postura autoritaria con los brazos en la cadera y las piernas abiertas, ayer la solucionó en parte utilizando un bolígrafo para tener las manos ocupadas. Sin embargo, sus piernas (las más abiertas de todos) le hacían ocupar mayor espacio; Rivera con su gesto típico de tener una mano sobre otra (derecha sobre izquierda) pareciendo que se está arreglando los puños, indica que estamos ante alguien que busca el bienestar personal. Él hace por cuidar sus gestos, aunque sus nervios le delataban. Y, finalmente, Sáenz de Santamaría con las manos bajadas daba una imagen de tranquilidad, sin embargo se le notaba que estaba incómoda por la postura forzada.

Hubo un gesto de elegancia producido por Soraya Sáenz de Santamaría, puesto que fue la única que al llegar a Atresmedia y después de saludar al Presidente y Consejero de la cadena, se acercó al portavoz de UPyD, Andrés Herzog, que se manifestaba por no contar Atresmedia con su partido en el debate.

Hubo varias cosas a mencionar que se pueden considerar anecdóticas, como son:
  • el sudor de Iglesias, que se podía haber evitado mostrarlo si hubiese tenido una chaqueta;
  • el nerviosismo de los candidatos Sánchez y, sobre todo, Rivera, y el seguimiento de sus cámaras con el consabido mareo para el espectador;
  • la propaganda que le hicieron a Rajoy por parte del PSOE, C´s, Podemos y entrevistadores, criticando su ausencia;
  • la utilización de papeles por parte de PSOE, C´s y Podemos, siendo la representante del PP la que dio una imagen de mayor seguridad al no utilizar nada.


En cuanto a la comunicación verbal, fue correcta, aunque se cometieron gazapos dialécticos, como los cometió el líder de Podemos con el comentario de la petición de autonomía de Andalucía en el año 1977; o cuando le cambió el nombre a una conocida consultora.

Lo que se podría mejorar para futuros debates: 
  • El escenario, poniendo a los protagonistas de una forma más natural y cómoda, sobre todo cuando el debate tiene una duración de más de dos horas; y 
  • las traseras del escenario, puesto que el nerviosismo de Rivera y Sánchez  balanceándose sobre sus pies, hacían que el tiro de cámara provocase mareo con las luces de fondo a los espectadores.

La presentación de un nuevo formato, el conocer detalles previos al debate, el interés por saber la forma de comunicarse de los candidatos, la dialéctica y respeto de los contrincantes, y la ilusión de todos los españoles, han sido los cimientos que han determinado el éxito de este debate.

No creo que haya habido ganadores o vencidos entre los candidatos. Hemos ganado los españoles en ver un debate más fluido y diferente a lo que estábamos acostumbrados. Ellos hablaron para su público y sus electores, sin que hubiese sorpresas o medidas espectaculares que atrapasen al futuro votante, ¿Ha cambiado el Debate tu decisión de voto?