¿Qué es lo que aportan mujeres y hombres en la política?

#20D Mucho se ha escrito de las virtudes de los hombres políticos a lo largo de los años en los que han sido mayoría. Hoy en día en las listas electorales de los partidos políticos suelen haber una proporción de 60%-40% entre géneros, cumpliendo con la Ley de Paridad donde hay una composición equilibrada entre hombres y mujeres. Algunos partidos utilizan el estilo cremallera: mitad hombres y mitad mujeres, aproximadamente. Este formato, regulado por la Ley  Orgánica del Régimen electoral General, es producto de la discriminación sufrida por parte de las mujeres en otros tiempos.

En el campo político las competencias más valoradas son: el liderazgo, el compromiso, la toma de decisiones, la capacidad de adaptación,  la comunicación, la ética, la escucha, la confianza,  trabajar en equipo, gestionar los conflictos y la capacidad de visión. Todos ellos son valores muy importantes que generan emociones positivas, como el entusiasmo, la ilusión, la motivación y la esperanza. 



Pero, ¿qué es lo que aportan las mujeres a diferencia de los hombres?.

De todos es sabido que lo que nos hace seres distintos, a hombres y mujeres, se basa en las diferencias biológicas de ambos géneros, como las sinapsis neuronales, la concentración de neuronas, la utilización de los hemisferios y la cantidad de segregación de hormonas. 

Dado que las mujeres poseen una concentración mayor de neuronas en el cerebro límbico donde se encuentra la memoria y las emociones, podemos decir que son mejores observadoras de las emociones ajenas, y empatizan fácilmente  mediante sus neuronas espejo. También se les presuponen mayor capacidad para la comunicación y para fijarse en los detalles. Suelen ser multitarea, porque pueden poner su atención en varias cosas a la vez, debido a que sus hemisferios conectan más rápidamente al ser mayor que en el hombre el cuerpo calloso que une los dos hemisferios. Por esta razón, el hombre al utilizar más, uno de los, hemisferios suele ser más especialista,  centrándose más en una sola tarea. Incluso, si generalizamos, utiliza más el hemisferio izquierdo que el derecho, por lo que sus habilidades se centran más en la razón, las matemáticas, .., en contraposición con la mujer que se mueve mejor en áreas del lenguaje, la creatividad, etc ...

Los hombres suelen ser más visuales y las mujeres combinan mejor los canales visual, auditivo y kinestésico, llegándoles, por tanto, más impresiones sensoriales, lo que les permite empatizar mucho más rápido que a los hombres. Ellas serán capaces de darse cuenta de cuáles son las fortalezas de quiénes tienen delante y cómo aprovecharlas, inconscientemente, en su beneficio.

A la hora de tomar decisiones hombres y mujeres actúan de forma diferente. Ellos son más rápidos y ellas, se toman su tiempo.

Pongamos un ejemplo: si una mujer necesita comprarse un par de zapatos, siempre preferirá hacerlo sola o en compañía de otra mujer. Ellos optarán por ir solos o acompañados por una mujer que le conozca, incluso puede que deleguen esta tarea en alguna mujer.

Ellas, a diferencia de los hombres, buscan, no sólo un par de zapatos, sino que cumplan con una serie de detalles, expectativas y utilidades. Por ello, ellas se tomarán más tiempo para realizar esta tarea. Por ejemplo, la mujer tendrá pensado si los zapatos los necesita para uso diario o para algo especial. Si los quiere de una forma determinada, si prefiere tacón normal, llamativo o simplemente sin tacón, si le gustaría que tuviese algún accesorio en alguna parte del zapato y si lo querrá más cerrado o más abierto. Eso sin hablar del color, ya que es capaz de tener en mente toda la gama cromática. A diferencia, el hombre cuando busca un zapato, pensará en un zapato que el sirva para todo tipo de situaciones o algo concreto y elegirá un color. Distinguiendo entre claro y oscuro.

Una mujer que está al frente de un puesto directivo o político y con igualdad de condiciones de compromiso y trabajo que un hombre, tendrá –además- una serie de cualidades o capacidades basadas en el “sexto sentido” que le permitirán ver detalles imperceptibles para los hombres, gracias a recoger la información a través de los diferentes canales sensoriales auditivo, visual y kinestesico. Ello provoca que las mujeres sean más intuitivas, lo que les predispone a adelantarse a los acontecimientos. También son más prácticas lo que es muy valorado por el sector femenino del electorado.

Si quieres conocer el caso concreto de dos candidatas para estas elecciones generales del #20D puedes seguir el artículo en Womenalia.