Debate económico

#20D.  El debate económico en la Sexta el domingo 6 de diciembre, estuvo dirigido por Ana Pastor y  protagonizado por 5 portavoces políticos: Pablo Casado del PP, Pedro Saura del PSOE, Luis Garicano de C´s, Alberto Garzón (candidato) de IU-Unidad Popular y Nacho Álvarez de Podemos. Faltó la representación de UPyD.

El objetivo era hablar de sus programas económicos para estos próximos cuatro años, sin embargo, todos (excepto PP), hablaron de su oposición a la Reforma Laboral  y de la política económica del PP en estos cuatro últimos años.

Hay que señalar que no todos supieron explicar un programa económico que sirva para levantar a España y hablar de la situación real en la que nos encontramos. Algunos de ellos prefirieron  ocupar su tiempo en tirar por tierra el Programa económico y la Reforma Laboral del PP de estos cuatro años y poco hablaron de sus propuestas aportando datos reales de la economía española. Eran más unos discursos de buenos deseos que una labor de trabajo de lo que necesita España con la situación actual de España.


Los discursos de Garzon de  IU-Unidad Popular y Álvarez de Podemos fueron coherentes en cuanto que defendían lo que proponen pero les faltó argumentos de futuro con los datos reales que tenemos en España. PSOE y   C´s no supieron transmitir bien lo que querían. Estaban más en un discurso de ir en contra del PP y contra el otro que en defender su propia propuesta económica. Es decir,  les faltó coherencia, y saber debatir. Ello se apreciaba claramente en su comunicación al no decir lo mismo con sus palabras y con sus gestos. Pedro Saura del PSOE  estaba más en quedar por encima del PP y desbancar al C´s que en defender un propio programa. Se movía mucho en el escenario. Lo mismo le ocurrió a Garicano (C´s). A sus argumentos le faltaron datos concretos y sus manos y brazos transmitían sus dudas. Llamó la atención, de ambos políticos, sus movimientos con las manos y su nerviosismo. PP, IU-Unidad Popular y Podemos estuvieron más tranquilos, sin mostrar nerviosismo y transmitiendo sus argumentos. Por tanto fueron los más coherentes.

Casado del PP fue el más perseguido por todos con sus miradas, con sus manos y con sus palabras.  Él argumentó desde la coherencia puesto que no desentonaba sus argumentos con sus gestos. Se apoyó en gráficos para sus palabras, pero éstos apenas se apreciaban en cámara. Su comunicación no verbal fue coherente con sus argumentos. Quiso intervenir en más ocasiones para defender los ataques de sus contrincantes. Este tipo de debates son un "todos contra uno y uno para todos".

¿Con qué te quedaste del Debate?