Cómo el coaching educativo ayuda en la formación de nuestros hijos y alumnos

Resumen del artículo publicado en el portal de Womenalia.


Resumen del artículo de http://www.womenalia.com/es/hoy-en-womenalia/135-actualidad/5265-como-el-coaching-educativo-puede-ayudar-a-la-formacion-de-nuestros-hijos-y-alumnos
El sistema educativo está cambiando
¿Sabías que el índice de fracaso escolar en los estudiantes de la ESO alcanzó el 30% en 2014? ¿Y que la tasa de abandono (a los 16 años de edad) en España tiene uno de los índices más altos de la UE?
Ante estos demoledores datos algo pasa en las aulas, ¿son los alumnos malos estudiantes? ¿Son los profesores los que no consiguen transmitir conocimientos? ¿O es elsistema educativo el que está obsoleto y necesita un cambio?

....
Si tienes hijos, sobrinos o eres profesor, responsable de alumnos, seguramente te preocupe la formación que están adquiriendo dada la actual competencia que existe en el mercado laboral. Los primeros años resultan decisivos para conformar a las personas del futuro. ¿Te has planteado como el coaching educativo puede favorecer los años de aprendizaje de nuestros hijos? ¿Qué técnicas deberían comenzar a transmitirse desde las aulas?
Para dar respuesta a estas preguntas, Ana Embid, Coach y autora del blog Coaching para empezar nos trata de dar algo de luz sobre el tema:
¿Por qué hay niños que tienen tantos problemas a la hora de estudiar y otros, sin embargo, van como un tiro? ¿Hay malos estudiantes? No es que haya niños que les cueste estudiar, es que no todos somos iguales. No hay niños malos o buenos estudiantes, hay niños que se adaptan como un guante al actual sistema de educación y otros, requieren de otros procesos de aprendizaje diferentes a lo que conocemos.
Digamos que el proceso básico de la Educación es: exposición del profesor; aprendizaje y estudio del niño; y demostración de lo que sabe el alumno mediante la evaluación escrita que realiza el profesor.
Sin embargo, hay otros niños, tan inteligentes o más, que necesitan de otros procesos para integrar o asumir lo que les enseñan. Es ahí donde interviene un gran profesor. Lo más importante es que el sistema educativo está cambiando. Ya no existen profesores que se limitan a contar la materia en clase, como objetivo de haber cumplido con su tarea. Y si esto existe, dependerá de nosotros el que les mostremos que hay formas diferentes de realizar su trabajo. Existen herramientas que pueden ayudar al profesorado en su labor diaria comoCoachingPnlInteligencia Emocional, etc.
Los profesores saben que dar clase es algo maravilloso por varios motivos:
  • Primero, porque es un reto para el profesor dar algo que se ama y se quiere compartir;
  • Segundo, porque cada vez es diferente (los grupos son diferentes) y eso es lo que hace de una clase que sea enriquecedora.
  • Tercero, porque es muy motivador saber que tus alumnos te respetan y te siguen, queriendo imitar tus pasos. Y que además, tienes la suerte de ser el líder de unos talentosque están en proceso de evolución y crecimiento.
  • Y cuarto, porque es fascinante ver cómo se sorprenden, evolucionan y se desarrollan contigo.
Para un profesor que no ve cambio en la evolución de sus alumnos debe de ser decepcionante. Cuando en una clase hay un número alto de suspensos, es el profesor el responsable del resultado, no los alumnos. Sin embargo, en lugar de buscar culpables, hay que pensar qué se está haciendo mal que no funciona, para cambiarlo.
Para conseguir que los alumnos se interesen, disfruten y aprueben, hay que saber empatizar y ponerse en su lugar. Un profesor valorará qué puede hacer para que se interesen por su asignatura. Nunca es un buen método recriminar públicamente a un alumno su desconocimiento o suspenderle. Eso reactiva en algunos alumnos conductas rebeldes e incrementa su apatía por la asignatura, provocando diferencias en la clase.
Para Embid, lo ideal sería un proceso en el que el profesor, como líder del aula, que admira y respeta a sus alumnos:
  • 1. Comparta con ellos su conocimiento de la forma más interactiva posible, haciéndoles partícipes, respetando sus argumentos y siendo guía y parte de su crecimiento.
  • 2. Pida a sus alumnos que obtengan más información de lo visto en clase, creando grupos de investigación y estudio que les permita argumentar y exponer sus opiniones, con el resto de compañeros, aportando datos y anécdotas que incrementen su ganas de saber más de lo visto en clase; Y finalmente
  • 3. el profesor podrá hacer, si se requiere de una prueba escrita para la valoración de los estudiantes, controles donde el alumno pueda lucirse.
¿Tienes alguna experiencia que te gustaría compartir?