¿Memoria o resolución?


En estos días nos hemos encontrado con la noticia "España cierra las puertas al mejor físico joven de Europa" . Esto es solo debido a la incompetencia de quienes son los responsables de gestionar el talento.

Como país, siempre he dicho que tenemos bastantes complejos y hoy quisiera poner sobre la mesa, el complejo de querer ser los más listos en todo, producto de nuestra ignorancia, exigiendo hasta el certificado de guardería.

Resulta que en España exigimos a nuestros alumnos estudiar más y más (el tener) y en otros países donde los resultados académicos son mejores, lo que buscan es la excelencia de la persona (el ser). De ahí que tengamos alumnos muy brillantes y, en mayor medida, alumnos fracasados (porque quienes tienen que saber reconocer el talento y desarrollarlo, ponen de manifiesto su incompetencia, exigiéndoles sin pararse a pensar cuáles son las capacidades de nuestros alumnos y cómo les podemos ayudar a desarrollarlas). No fracasan ellos (alumnos), fracasan quienes no saben gestionar el conocimiento.

En España les pedimos que se sepan de "cabo a rabo" (expresión tipical spanish) toda la teoría. Nos enorgullecemos de pedirles y evaluarles por su capacidad de memoria y no por su capacidad de resolución.



Nos jactamos de que nuestros alumnos se sepan toda la tabla periódica enterita, con todos sus átomos, protones, masas, número que ocupa en la tabla, etc ...... Sin embargo el que sepan aplicarla para resolver problemas ya nos preocupa menos. Todo lo contrario a lo que hacen otros países, que saben que la teoría está ahí ... que cualquiera, si duda de algo, puede acudir a una enciclopedia física o virtual; y que lo que quieren son personas que sepan aplicar los conocimientos para resolver problemas, siendo esta una competencia de primer orden.

Quienes tienen la responsabilidad de cuidar el talento, deben saber que hay que desarrollar y motivar las capacidades de las personas, distinguiendo entre exigencia y excelencia. Dependerá de los responsables, el reconocerlo y encauzarlo. Pero claro, para reconocerlo primero hay que conocerlo.

Tenemos que cuidar el talento de nuestros alumnos y el talento de quienes lo gestionan, porque si quienes tienen que reconocerlo carecen de él, poco resultados positivos vamos a obtener. 

...

Volviendo a la noticia ... en España invertimos en la formación de nuestros alumnos y ... luego dejamos que nuestros estudiantes emigren porque aquí no les podemos dar trabajo. ¿pero qué gestores estamos hechos? 

Según la Comisión de expertos del Programa Ramón y Cajal de la Secretaría de Estado de Investigación, encargada de analizar los "currícula" de los mejores talentos españoles en el extranjero, resulta que dice que el joven en cuestión, está por debajo de la media. Y ahí va la Sociedad Europea de Física y dice que le otorga el premio al mejor físico joven.

Repito debemos de tener a grandes profesionales que sepan gestionar el talento. El día que seamos capaces de poner al frente de nuestras políticas educativas, sociales, gerenciales, etc., etc., a profesionales con capacidad para sacar lo mejor de cada uno y no estar pensando en uno mismo, seremos un gran país.
----
Nota: En la Exigencia siempre se busca lo que falta y la perfección. En la Excelencia el compromiso de alcanzar un objetivo y la mejora. En la Exigencia el error es un fracaso y en la Excelencia, un aprendizaje. En la Exigencia estamos en la obligación y en la Excelencia en el compromiso.