El cerebro, ese gran desconocido


Nuestro cerebro trabaja de una forma automática, consumiendo la mínima energía en aquello que conoce para que aprovechemos el resto del esfuerzo, en aquellas cosas que nos generan más estrés o por las que necesitamos consumir más energía, como es encontrar la solución para resolver un problema.



Cuando vemos una palabra que tienen descolocadas las letras, excepto la primera y última, nuestro cerebro es capaz de interpretar, generar y reconstruir la palabra porque la reconoce y la crea. 


Esto mismo ocurre con la imagen de la bailarina tan conocida en la red que da vueltas y vueltas. Resulta que al mirarla la vemos girar. Unos dirán que hacia la derecha. Otros, se empeñarán en explicar que gira hacia la izquierda.

El caso es que nuestro cerebro estará trabajando para nosotros y lo que hace es interpretar y reconstruir algo que creemos que conocemos. Así pues la veremos girar, cuando sólo es una imagen plana que va de lado a lado. 


Lo demás …, lo hace nuestro cerebro interpretando, reconstruyendo y generando la imagen dando vueltas completas. Si somos diestros, generará una imagen girando en el sentido de las agujas del reloj. Si, por el contrario, somos zurdos, la generará en sentido contrario.

Si quieres comprobarlo, sólo tienes que mirar fuera de la imagen y pensar que gira en el sentido contrario a como la estás viendo ... y … ¡eureka!!, ¡¡conseguido!!. Olvídate de tus problemas y concéntrate en cambiar el giro de la imagen.


Mi reconocimiento y admiración al creador de la imagen, Nobuyuki Kayahara. Y mi admiración y mi falta de conocimiento hacia mi cerebro, ese gran desconocido que me guía y trabaja por mí. Gracias¡¡